Translate

martes, 10 de febrero de 2009

Holanda 2009











































EXCURSION ORNITOLOGICA A HOLANDA 2009
por Paco Chiclana
Del 29 al 31 de enero
Participantes: Mario Martín, Ricardo Martín-Baylo, Fernando del Valle y Francisco Chiclana.
Amanecer en el entorno de un lago parcialmente helado con el ánimo de ver porrón coacoxtle y observar, entre otras lindezas, a un avetoro caminar lentamente sobre el hielo, a una becada dibujar su figura en la luz de la mañana, a acuáticas tan interesantes como porrón osculado, serreta grande y cisne cantor, y sentir, a la vez, en nuestras caras el gustoso frío del Mar del Norte, es todo un lujo que no se repite muy a menudo.
Hemos pasado tres días observando aves en Holanda y deleitándonos, además, con todo lo bueno que te ofrece aquella tierra. Aunque recorrimos gran parte del país, el esfuerzo pajaril lo centramos en el extremo noroeste, concretamente en los alrededores de Den Helder.
El objetivo principal era observar la hembra de búho nival que llegó hace algunas semanas a Texel, la primera y más grande de las islas que componen el archipiélago de Frisia, y fue logrado en una bonita mañana fría y soleada. Para ello nos desplazamos a un pólder cercano a Cocksdorp, donde la localizamos tras algunos intentos. Nos embargó una intensa sensación de placer cuando la tuvimos ante nuestros ojos. Además, el lugar era paradisíaco, con pastos repletos de barnaclas carinegras -bernicla y hrota-. Subidos al muro que separa el pólder del mar, pudimos contemplar eideres de todos los colores, bisbita costero, pardillo piquigualdo y un numerosísimo grupo de agujas colipintas bailando todas al unísono –pienso que superaban los tres mil ejemplares-.
El segundo objetivo era ver bandos de gansos donde no fueran todos ánsares comunes, como ocurre en la península. Y lo conseguimos en varias ocasiones, siendo la más impactante la que tuvo lugar en un pólder entre Stroe y Smerp, disfrutando de careto grande –albifrons-, campestre –rossicus- y barnaclas cariblanca, carinegra y canadiense. A su alrededor, varios zorzales reales alimentándose en las praderitas, junto a cisne vulgar y a un elegante azor vigilante en su posadero. También saltamos de alegría y compartimos felicitaciones cuando logramos ver ánsar chico en un pólder al norte de Camperduin, antes de llegar a Petten. Verlos caminar, alimentarse y moverse entre caretos grandes fue espectacular. Junto a ellos decenas de gaviotas canas y argénteas, con plumajes varios.
Y más y más aves, y más y más buenos momentos, como cuando alucinamos con el mar helado en Ijsselmeer. Seguro que dejará también huella imborrable en nuestra memoria las visiones de cisne chico –un grupo de adultos y un primer invierno en Texel-, de gaviota groenlandesa –en vuelo sobre un parque en Den Helder-, de perdiz pardilla –por fin las pude ver a placer en un prado al sur de Utrech-, de serreta chica –un precioso macho en un lago en Anna Paulowna-, de ratonero calzado –a las afueras de Eindhoven-, de corneja casera –en un puerto cercano a Rotterdam- , y de los atractivos y exóticos porrón albeola y serreta capuchona.
Como logística, decir que volamos con Ryanair desde Madrid a Eindhoven y viceversa, que cogimos una Ford con gran maletero que nos permitió meter todo el material, y que dormimos –aunque poco- en la cadena Stayokay. De Sevilla salimos en coche la tarde del día 28, y regresamos la tarde del día 1 de febrero. Holanda es pequeña y es rápido cruzarla de norte a sur si vas por autopista, pero al ser un país superpoblado el exceso de gente, casas, bicicletas y coches por todos sitios ralentiza mucho el moverte entre poblaciones. Gozamos de buen tiempo aunque frío, soleado y sólo nublado a veces. Por último, me queda agradecer toda la información que nos facilitaron Dani L Velasco, José Miguel Alonso Pumar, Rafa Armada, Rafa Romero y Javier Portillo (a quien conocí en Texel), y la tranquilidad que mostraron los gansos y que nos permitió observarles a relativa corta distancia, sin molestarles. También es obligado decir que http://www.waarneming.nl/ fue una herramienta crucial para localizar a las aves. Aconsejo llevar información actualizada, las coordenadas y los planos que nos regala esta web, ideal para reconocer el sitio buscado. Y, finalmente, decir que Holanda es un destino perfecto para ir unos días en invierno, que seguramente repetiré en el futuro. Está cerca y te permite anotar en el cuaderno de campo un buen número de especies inusuales por el sur.
Autor de fotos.-
--búho nival, ánsares campestre y careto, barnaclas carinegras, serretas capuchona y chica, y cisne cantor: Fernando del Valle
--grupo: Ricardo Martín-Baylo

2 comentarios:

Nacho Vega dijo...

Hola Paco:

Coincido con tu opinión de que Holanda (y los llamados Países Bajos, en general) son un magnífico destino para ver aves que aquí, por lo general, no verás casi nunca. A no ser que te desplaces de un sitio a otro de España cuando aparezca una rareza. No es lo mismo, además, ver un ánsar piquicorto en España que poder ver muchos ejemplares allí, acompañado de otras especies. Siempre puedes aprender mucho más viendo las distintas especies juntas, comparando directamente. Me alegro de que os saliera un viaje "redondo". Ya para terminar: Bonitas fotos.

Goyo Para dijo...

Qué envidia de viajecito. Para la próxima vez me apunto. Nos vemos.
Goyo Para