Translate

sábado, 23 de agosto de 2008

Tenerife y La Gomera 2008



















Tenerife-La Gomera 2008

Del 14 al 21 de agosto he pasado unos días de turismo familiar en Tenerife y La Gomera. Aunque ya estuve anteriormente en Tenerife -en el año 2000- y observé entonces la mayoría de especies de la isla, me quedaron en el tintero las palomas y esto se había convertido en motivo para volver de nuevo a las Islas Afortunadas.
El tiempo libre para el pajareo ha sido pequeño ya que ambas islas tenían “mucho que ver” y mi familia había diseñado unas jornadas casi completas dedicadas a recorrerlas en busca de sus tesoros. No obstante, la ayuda e información facilitada por muchos amigos posibilitaron que aprovechara todos los recursos disponibles y que la búsqueda de mis especies objetivo fuera muy exitosa. Además, debo reconocer que mi mujer y mis niñas me echaron una mano con alguna especie.
Resumiendo, no ha sido un viaje estrictamente planificado para ver aves pero que ha permitido holgadamente gozar de las especies que buscaba y, por ende, de la naturaleza que allí he encontrado.
A continuación haré una breve exposición de las aves a las que les dediqué más atención:
---Pinzón azul.- pude observar varios machos y algunas hembras en un pequeño estanque del jardín botánico del Centro de Interpretación El Portillo, a las puertas del Teide, y superado el bosque de pinos. A pesar de que la hora no era nada buena, las 3 de la tarde, en pocos minutos entraron a beber varios ejemplares que se dejaron ver sin problemas. Me resultó muy útil conocer su reclamo ya que facilitaba muchísimo su localización. Otra mañana, en menos de una hora, logré contactar con seis aves distintas en el Área Recreativa de La Caldera, justo iniciada la corona forestal en la subida desde La Orotava al Teide. La impresión es que el pinzón azul es un ave bien distribuida en el pinar.
---Paloma rabiche.- el primer contacto con esta especie fue a los pies del Barranco de Ruiz, en la carretera de La Orotava a Icod de los Vinos –Tenerife-. Un poco antes de llegar a San Juan de la Rambla me topé con un cartel que señalizaba este barranco, justo en un ensanche de carretera al lado del Bar-Restaurante Los Camioneros. Allí monté el telescopio y miré a la pared que tenía frente a mí, dejando a mis espaldas el mar. En la pared había una pequeña huerta y las rabiches (un total de seis) estaban comiéndose tranquilamente las uvas negras que colgaban de la vid. El señor que trabajaba en el huerto me comentó que antes le comían las uvas los mirlos y que ahora lo hacían las palomas. Unos metros más adelante existe un Área Recreativa desde donde se muestran buenas vistas del barranco, aunque aquí no me detuve.
---Paloma turqué.- para ver esta especie madrugué y amanecí en el Mirador Pico del Inglés, en Anaga –Tenerife-. Para llegar allí se toma la carretera que va de La Laguna a Taganana, en el norte de la isla, y te lo encuentras sin problemas pasado el Mirador del Carmen, bien señalizado y con un restaurante del mismo nombre. El mirador ofrece unas vistas impresionantes y deja ver, a tus pies, el mágico bosque de laurisilva. A los pocos minutos de estar allí empezaron a moverse las turqués sobrevolando el monteverde, aunque generalmente bastante lejos. Y afortunadamente, algo después, un grupo de cuatro vino a comerse los frutos rojos de un árbol –creo que llamado aceviño- bajo mi, dejándose ver muy cerca.
---Palomas rabiche y turqué.- nuevamente pude ver ambas especies, y ésta vez juntas, en el Barranco de Ruiz, y gracias a la gran ayuda de los amigos Nino y Juan Pedro que me acompañaron y me llevaron hasta la cabecera de este barranco (si no recuerdo mal en Realejo Alto). Hicimos el sendero que desciende en busca de la playa y conseguimos contactar con varios ejemplares de las dos especies. Además, el lugar es realmente bonito y te deja disfrutar de madroños centenarios, helechos que superan tu altura, muchas plantas autóctonas, vistas inolvidables, etc. La visita fue a la tarde y realmente espectacular era ver cómo las palomas entraban al barranco en busca de dormideros, y cómo se dejaban cubrir por el mar de nubes que envolvía todo. Las palomas también nos regalaron los oídos con sus arrullos. Allí también fue frecuente el gavilán (ssp granti) y vimos cómo uno caía en picado sobre una turqué que descansaba en su posadero.
Tuve ocasión igualmente de ver las dos palomas en La Gomera, en el mirador de Las Carboneras, justo al pasar el túnel de la Cumbre, en la carretera que va de San Sebastián de la Gomera a Hermigua. A los pocos kilómetros de este mirador, surge un cruce a la izquierda que te lleva a otros lugares ideales para las palomas como son los miradores de El Rejo y El Bailadero, y el Área Recreativa El Cedro, en el Parque Nacional de Garajonay.
---Aves marinas.- la especie estrella que se observa desde la costa es la pardela cenicienta (ssp. borealis) y además en cifras elevadas. En las veces que me asomé al mar, desde la orilla, no conseguí ver otra especie que ésta, a excepción de gaviota patiamarilla (ssp atlantis) y un joven de charrán común. Ahora bien, el desplazamiento entre Tenerife y La Gomera lo hicimos en barco y aquí sí que pude sacar otras especies. Viajamos con Naviera Armas, concretamente en el barco Volcán de Taburiente, que se desplaza a una velocidad moderada y que permite ver bien desde la cubierta. Justo al salir de Tenerife disfrutamos con un grupo de calderones tropicales y, a una media hora de camino -a mitad de trayecto- el número de aves presente fue impresionante. Aunque la especie que dominó fue otra vez la pardela cenicienta, mi adrenalina se disparó con la observación de dos petreles de bulwer y dos pardelas pichonetas. La hora no era buena para marinas (las 2,30 de la tarde) pero seguro que si me hubieran acompañado algunos amigos hubieran salido más especies interesantes. El viaje de vuelta lo hicimos por la mañana (de 11,30 a 12,30 horas) y resultó muy pobre. Lo ideal es tomar los barcos que se mueven por la tarde, pero en este caso imperaban otros horarios.
---Otras especies.- otras aves vistas en estos días han sido canario, bisbita caminero, vencejo unicolor, currucas cabecinegra (ssp leucogastra) y capirotada, mosquitero canario, reyezuelo tinerfeño, herrerillo (teneriffae), petirrojo (ssp superbus), mirlo (ssp cabrerae), estornino pinto, tórtolas europea y turca, ratonero (ssp insularum), garceta común, gorrión moruno, cernícalo vulgar (ssp canariensis), lavandera cascadeña (ssp canariensis), pinzón vulgar (ssp canariensis), vuelvepiedras y charrán patinegro.

Autoría de fotos:
-palomas turqué y rabiche, y Roque de Garachico: Paco Chiclana
-pinzón azul: Beatriz Chiclana

1 comentario:

Andy Paterson dijo...

'...seguro que si me hubieran acompañado más prismáticos hubieran salido más especies...'

Paco, Paco, que un ornitológo con tu experiencia salga sin sus prismáticos es como salir desnudo, y además puedes estar seguro de ver algo. Una bonita excursión marina, aunque sin ellos.
Un abrazo,
Andy