Translate

miércoles, 10 de febrero de 2016

Lanzarote 2016

EXCURSION ORNITOLOGICA A LANZAROTE 
por Paco Chiclana

Del 16 al 18 de enero de 2016


grupo (c) Andrés Serrano
Participantes: Andrés Serrano, Paco Chiclana, Oscar Rodríguez, Ricardo Martín-Baylo, Alfonso Barragán, Manolo Villaécija, Juan Oñate, Antonio Ternero, Antonio Palomo.

Resumen:
Desde que estuve en Fuerteventura tenía ganas de visitar Lanzarote y una oferta de bajo coste de Ryanair fue el detonante definitivo. Lo comenté con los amigos y finalmente fuimos nueve los viajeros. Diseñé la excursión para ver las especialidades de la isla y conocer sus rincones más encantadores y menos turísticos. Lanzarote es único, con un paisaje marciano salpicado de antiguos cráteres y casas encaladas que le aportan fascinantes matices de color. Es un paisaje espectacular que los nativos llamaban "tyterogaka" que viene a traducirse como "aquello que es todo de color ocre".

paisaje (c) paco chiclana
Ha sido sólo un fin de semana, pero suficiente para observar un gran número de aves interesantes, posibilitar un primer acercamiento a la isla, conocer a sus gentes, su gastronomía y pasar unos estupendos ratos entre amigos. La isla es pequeña y puede obtenerse una buena idea general y llegar a muchos espacios naturales en poco tiempo. De manera resumida, el primer día recorrimos la parte norte de la isla y el segundo la parte sur. Nuestro alojamiento estaba en el centro. 


15 de enero.-
Llegamos a Lanzarote pasadas las diez de la noche, recogimos dos coches de alquiler en la agencia "Medina Cabrera" y nos dirigimos a nuestro alojamiento en Costa Teguise, Apartamentos Tabaida, que ha resultado sencillo, bien situado, económico y confortable.

16 de enero.- 
Sobre las siete y media de la mañana, con la amanecida, estábamos cruzando Tabayesco en dirección al Barranco de Chafarís, al norte de la isla, ideal para paseriformes (29.123692N, 13.506794W). Dejamos el coche y fuimos ascendiendo por un sendero hacia una alberca con rebosaderos de agua sita a unos quince minutos a pie, donde los pajarillos entran a beber agua a primera hora.

Barranco de Chafarís con alberca a la derecha (c) paco chiclana
Las higueras que jalonan el sendero son muy atractivas para canarios, herrerillos africanos y mosquiteros comunes que vimos fácilmente. También observamos petirrojos, lavanderas cascadeñas y currucas capirotadas y tomilleras.

herrerillo africano (c) paco chiclana
La cima de la ladera estaba cubierta por nubes que no nos permitieron diferenciar si eran zorzales comunes o alirrojos los que se movían por su arbolado. También entró en escena un gavilán, una pareja de cernícalos y algunas perdices morunas que reclamaban desde las alturas. Afortunadamente, las perdices fueron perdiendo altura y poco después las teníamos casi a nuestro lado.

perdiz moruna (c) juan oñate
Sobre las nueve de la mañana fuimos para Arrieta a reponer fuerzas y comprar algunas provisiones para el finde. Los gorriones morunos faneaban a tope construyendo sus nidos. En la rocosa playa descansaban gaviotas sombrías y patiamarillas, vuelvepiedras y zarapito trinador.
Tras desayunar pusimos rumbo al norte, hacia Mirador del Río, una de las creaciones artísticas más impresionantes de César Manrique.

Mirador del Río (c) alfonso barragán

Está situado en el Risco de Famara, en la parte más septentrional de la isla. Encantador, ventoso y bello lugar para contemplar el archipiélago de Chinijo y especialmente La Graciosa.

La  Graciosa (c) paco chiclana

Observamos algunos cuervos y más gaviotas patiamarillas jugando con el viento en los cantiles. Empezó a llegar mucho turista y huimos del ajetreo poniendo rumbo a Guatiza, concretamente a una granja de cabras (29.042957N, 13.487742W) que es un tremendo foco de atracción para las aves, especialmente para los camachuelos trompeteros que entran a saco por el pienso.

camachuelo trompetero (c) juan oñate
La pista sale tras una gasolinera en la rotonda y la señal indica Tinamala 800 m.

grupo con la granja de cabras al fondo (c) juan oñate
Los cantos aledaños estaban invadidos por terreras marismeñas y era un gustazo verlas canturrear en el herbazal. También vimos varios bisbitas camineros enrolados en tareas de cortejo estratégicamente situados, así como un par de gangas ortegas, éstas bastante escasas en la isla. Y la primera avutarda hubara de Lanzarote, alimentándose a orillas de un retazo verde en compañía de un par de perdices morunas.

avutarda hubara (c) óscar rodríguez
Otras especies fueron alcaudón norteño, lavanderas blanca y cascadeña, abubilla, collalba gris, pardillo, gorrión moruno y un par de tarros canelos que habían acudido en busca de comida fácil.

tarro canelo (c) juan oñate
El día iba marchando sobre ruedas y a la hora del bocata estábamos en otra ubicación, el Jable de Famara. Situado también al norte de la isla, dándose la mano con la Caleta de Famara, es una serie de planicies arenosas y rocosas cubiertas de matorral y pastos xerófilos, ideal para aves esteparias.

Caleta de Famara (c) paco chiclana
Nos dieron un excelente resultado las pistas que quedaban a la izquierda de la carretera que discurre de Soo a Muñique. Sacamos varios corredores saharianos incluyendo una pareja en cortejo, y alguna avutarda hubara haciendo la rueda.

corredor sahariano (c) juan oñate
Los llanos estaban sumamente atractivos pero queríamos terminar la tarde en el parque nacional de Timanfaya, máximo exponente de la historia reciente volcánica de la isla.

logo de Timanfaya (c) paco chiclana
No había tiempo para una visita guiada pero sí para admirar ese inmenso mar de lava basáltica. Para ello fuimos al Golfo, encantador pueblo situado al sur del parque desde donde parte una ruta litoral que se adentra en su interior siguiendo un sendero paralelo a los acantilados.

Timanfaya desde la Ruta del Litoral (c) paco chiclana
Es un espacio natural verdaderamente cautivador, más aún si es adornado con una pareja de halcones tagarotes que se entretenían a la puesta de sol en cortejarse mientras cazaban palomas bravías de manera sincronizada.

puesta de sol en Lanzarote (c) paco chiclana
La jornada había sido de lujo y nos fuimos a tomar unas cervezas y a degustar una cenita con pescado de la zona. Y de allí al alojamiento. Curiósamente siempre que poníamos el gps todo quedaba a unos treinta minutos.

17 de enero.-
Segunda jornada de disfrute en Lanzarote. Para comenzar este día la agenda programaba un recorrido por la parte sur de la isla. Primeramente fuimos a Uga, cerca de Yaiza, al parque La Agachadilla donde sacamos tórtola senegalesa entre las más numerosas tórtolas turcas (28.952948N, 13.744688W).

tórtola senegalesa (c) juan oñate
Y de allí a Playa Blanca donde tomamos la pista que va a Costa Papagayo (28.8742830N, 13.8105120W).

paisaje (c) paco chiclana
A primera hora observamos sin mucho problema bisbita caminero, alcaudón real, terrera marismeña, avutarda hubara y corredor sahariano.

alcaudón real (c) juan oñate
Sobre las diez de la mañana la zona empezó a ser tomada por gente paseando con perros, practicando deporte, etc., y las aves iban desapareciendo. Y de allí fuimos a la salinas de Janubio, mítico y famoso lugar por la aparición de muchas rarezas.

salinas de Janubio (c) paco chiclana
Observamos nuevamente camachuelo trompetero y tarro canelo, y varios limícolas como chorlitejos grande y patinegro, archibebe común, vuelvepiedras y cigueñuela. Y también gaviota reidora y patiamarilla, zampullín cuellinegro y bisbita caminero.
Llegado el mediodía era hora de partir hasta Costa Teguise al encuentro con dos grandes ornitólogos locales -a la vez que dos grandes personas- para pasar con ellos el resto de la tarde. Por la carretera vimos varias garcillas bueyeras y alguna garza real. Quedamos primeramente con Francisco Javier García Vargas quien nos llevó a ver varios mosquiteros bilistados invernantes por Teguise, trasladándonos posteriormente a Arrecife a la búsqueda de un andarríos maculado que llevaba varios días sedimentado en una playa rocosa.

andarríos maculado (c) juan oñate
Disfrutamos de su observación con un aluvión de disparos fotográficos mientras llegó David Pérez. Allí también vimos alcatraz, garceta común, correlimos tridáctilo y charrán patinegro. Y dado que la tarde iba de rarezas/aves escasas, fuimos nuevamente a la granja de cabras de Tinamala para observar un par de bisbitas gorgirrojos que el día anterior sólo habíamos visto fugazmente.

grupo (c) juan oñate
Los localizamos sin mucho problema mientras se acicalaban y alimentaban relajadamente, emitiendo sus agudos reclamos en los cortos vuelos que efectuaban.

bisbita gorgirrojo (c) juan oñate
Y para finalizar la tarde fuimos a Tahiche donde nos despedimos de nuestros amigos entre esquivos alcaravanes y el reclamo de una curruca cabecinegra en los jardines de una vivienda.
Para celebrar otro estupendo día de pajareo fuimos a Arrieta a regalarnos otra estupenda cena, felizmente a precios muy asequibles.

18 de enero.-
Nuestro vuelo salía a la una de la tarde y aún teníamos tiempo de otra escapada pajaril. La idea era subir a los riscos de Famara pero una intensa niebla los cubría y desistimos del intento, yendo nuevamente a la granja de cabras. Allí vimos nuevamente bisbitas gorgirrojo y caminero, camachuelo trompetero y una legión de terreras marismeñas, así como un bonito ejemplar de alcaraván que se dejó ver a placer.

alcaraván (c) óscar rodríguez
Y también observamos hasta nueve avutardas hubaras merodeando por el lugar, algunas inmersas en tareas de exhibición. Casi como despedida nos sobrevoló una hembra de aguilucho pálido.
Y tristemente se acababa nuestra estancia en Lanzarote que, aunque breve, resultó gratificante, intensa, fructífera y exitosa.
Finalmente solo me queda agradecer la información facilitada por José María Fernández Zapata, Raimundo Martín, Francisco Javier García Vargas, David Pérez, David González, José Portillo y Ernesto Villodas.
Sobre guía de aves he usado "Aves de Macaronesia" de Eduardo García del Rey, editorial Lynx, primera edición, 2011.

No hay comentarios: