Translate

viernes, 19 de junio de 2015

Finlandia 2015

EXCURSION ORNITOLÓGICA A FINLANDIA
 por Paco Chiclana

   DEL 04 al 07-06-15

Participantes : fernando del valle, paco chiclana y mario martín.


Especies interesantes observadas:
Black-throated Loon -Colimbo Ártico-, Slavonian Grebe -Zampullín Cuellirrojo-, Red-Necked Grebe -Somormujo Cuellirrojo-, Whooper Swan -Cisne Cantor-, Canada Goose -Barnacla Canadiense-, Barnacle Goose -Barnacla Cariblanca-, Eider –Eíder-, Goldeneye -Porrón Osculado-, Velvet Scoter -Negrón Especulado-, Goosander -Serreta Grande-, Hazel Grouse –Grévol-, Willow Ptarmigan -Lagópodo Escandinavo-, Capercaillie –Urogallo-, Black Grouse -Gallo Lira-, Bittern –Avetoro-, Little Gull -Gaviota Enana-, Common Gull -Gaviota Cana-, Arctic Tern -Charrán Ártico-, Pygmy Owl -Mochuelo Alpino-, Tengmalm´s Owl –Mochuelo Boreal-, Great Grey Owl -Cárabo Lapón-, Grey-headed Woodpecker -Pito Cano-, Thrush Nightingale -Ruiseñor Ruso-, Red-flanked Bluetail -Coliazul Cejiblanco-, Fieldfare -Zorzal Real-, Lesser Whitethroat -Curruca Zarcerilla-, River Warbler -Buscarla Fluvial-, Blyth´s Reed Warbler -Carricero de Blyth-, Icterine Warbler -Zarcero Icterino-, Booted Warbler -Zarcero Escita-, Wood Warbler -Mosquitero Silbador-, Greenish Warbler -Mosquitero Troquiloide-, Red-breasted Flycatcher -Papamoscas Papirrojo, Willow Tit -Carbonero Sibilino-, Siberian Tit -Carbonero Lapón-, Treecreper -Agateador Norteño-, Great Grey Shrike -Alcaudón Real Norteño-, Siberian Jay -Arrendajo Funesto-, Hooded Crow -Corneja Cenicienta-, Brambling -Pinzón Real-, Redpoll -Pardillo Sizerín-, Pine Grosbeak -Camachuelo Picogrueso-, Common Rosefinch -Camachuelo Carminoso-, Little Bunting -Escribano Pigmeo-, Rustic Bunting -Escribano Rústico-.
escribano rústico (c) fernando del valle

Resumen.-
Aunque pueda parecer que cuatro días son pocos, os puedo asegurar que son suficientes para darse un regalo, hacerse una mini escapada a Finlandia, disfrutar de sus fascinantes bosques y volver con las pilas totalmente cargadas. Y si además se observan más de un centenar de aves, de las que buena parte son imposibles de ver en España, es como besar el cielo. Realmente alucinante. Ha sido un viaje exitoso especialmente diseñado para observar especies boreales que complementa a la perfección una ruta anterior por Laponia del pasado año 2006, también colgada en este blog.
Finlandia es un paraíso constante de bosques y lagos. Alrededor del sesenta y cinco por ciento de la superficie total del país está cubierta por abedules, pinos y abetos, masa forestal que proporciona paz y protección. El agua y los bosques están omnipresentes. Es un país precioso, poco poblado, repleto de espacios mágicos para el alma.
bosque (c) paco chiclana
Volamos hasta Helsinki desde Málaga, con Finnair, y allí recogimos un coche alquilado previamente con Avis, recorriendo unos dos mil quinientos kilómetros. El tiempo ha sido bueno en general, con días claros y frescos, poca lluvia, con una media de doce grados, y más viento que el deseado. A pesar de haber veintidós  horas de luz diaria, la actividad pajaril era máxima de tres a diez de la mañana, descendiendo notablemente durante el resto del día.
Las molestias producidas por los mosquitos han sido esporádicas y solucionables con un buen repelente.
El cuadernillo “Finding Birds in South Finland “ de Dave Gosney, ha venido genial para planificar la ruta, así como algunas crónicas bajadas de internet. Mi amigo Quique Marcelo me pasó valiosa información.

Itinerario realizado marcado en línea oscura :


  4 de junio.-
Aterrizamos en Helsinki-Vantaa sobre las siete de la mañana y al salir del aeropuerto un pito negro nos cruzó la carretera dándonos la bienvenida. Otras especies que nos amenizaron los primeros kilómetros fueron palomas zuritas y gaviotas argénteas.  Tomamos el coche de alquiler poniendo rumbo a Harvajanniemi, Virolhati, casi en la frontera rusa, para echar un rato de pajareo en el golfo de Finlandia. Sabíamos que el paso de marinas hacia el gran ártico había sido días antes, pero estábamos convencidos que la zona no iba a defraudar.
Harvajanniemi (c) paco chiclana
Montamos los teles, nos pertrechamos contra el fresquito costero y a disfrutar de colimbos árticos, serretas grandes y medianas, porrones osculados, gaviotas canas, gaviones atlánticos, charranes árticos, barnaclas cariblancas y canadienses, eíderes y cisnes vulgares.
barnacla cariblanca (c) fernando del valle
Un milano real nos sorprendió volando a ras de agua entre un mogollón de aviones zapadores. Los bosques y campos aledaños nos regalaron observaciones de zarcero icterino, camachuelo carminoso, cernícalo vulgar, curruca zarcera y zorzal real –muy abundante durante todo el viaje-.
camachuelo carminoso (c) fernando del valle
En un arroyo cercano oímos carricero común. Algunos prados estaban ocupados por avefrías con sus retoños.
El siguiente objetivo era intentar el primer zarcero escita que se había visto esta temporada. Los escasísimos reproductores en Finlandia suelen arribar a mediados de junio y éste había sido tempranero, ideal para nosotros. Joutseno-Konnunsuo era la zona elegida. La web finlandesa tiira.fi y el ornitólogo local Hannu Kivivuori nos ayudaron a su localización. El escita se encontraba en una ladera poblada de árboles jóvenes, de poca altura, y conseguimos solo registros de baja calidad ya que el fuerte viento reinante no propició la exhibición del ave. Un macho de escribano cerillo se peleaba contra la ventolera y a duras penas conseguía mantenerse firme y propagar su canto.
escribano cerillo (c) fernando del valle
El bosque más maduro de la trasera albergaba ruiseñor ruso, cuco y alcaudón real norteño. A su vera había un campo de labor y un pradito verde con guión de codornices, alondras desgañitándose en las alturas, tarabilla norteña y zarapitos reales y trinadores. También corneja cenicienta, otra especie omnipresente a lo largo del viaje.
El día estaba siendo bastante provechoso y queríamos visitar Rautjärvi, al sur de Parikkala, siguiendo por el borde ruso. La estancia allí fue breve pero suficiente para avistar un grandioso macho de alce que nos dejó boquiabiertos un buen rato.
alce (c) fernando del valle
En el bosque perilagunar escuchamos, entre otros, mosquitero común. Y los sempiternos mosquiteros musicales y pinzones vulgares que son sin duda el sonido de fondo de los bosques finlandeses.
Otro buen momento del día para la observación de aves -al mostrarse más activas- es entre las siete y las nueve de la tarde, aproximadamente, y pasamos esos momentos en la reserva de Siikalahti, una de las mejores zonas al sur de Karelia. El panel informativo situado en el aparcamiento del centro de visitantes decía que es el mejor lago para ver aves en Finlandia, y no le falta razón (61.5662N 29.5585E).
 Siikalahti (c) paco chiclana

(c) fernando del valle
Se trata de una extensa zona húmeda rodeada de buenos bosquetes con una gran variedad de especies, provista de varias torres de observación y algunas pasarelas que salvan la lámina de agua y te adentran en pleno corazón del humedal. Un momento mágico, rejuvenecedor y antioxidante fue ver a los cisnes cantores volando sobre el agua emitiendo sus voces de contacto y escuchar simultáneamente la llamada retumbante del avetoro.
cisne cantor (c) mario martín
Y entre carricerines comunes cantando a pleno pulmón, camachuelos carminosos y escribanos palustres se movían algunas parejas de zampullines cuellirrojos.
zampullin cuellirrojo (c) fernando del valle
Algunas isletas centrales recogían una colonia de gaviotas enanas, reidoras y charranes comunes.
gaviota enana (c) fernando del valle
Desde una plataforma situada a pie de carretera observamos un pito cano en vuelo y escuchamos las llamadas reiteradas de un escribano pigmeo. Otras especies que reclamaban nuestra atención eran rascones, porrones moñudos, cercetas carretonas, silbones y currucas mosquiteras. También por el área azulones, fochas, cucharas y una elegante águila pescadora. A la caída de la tarde aparecieron los vencejos comunes y era curioso verlos y oír sus chillidos a esas latitudes.
Había que ir pensando en descansar unas horitas y nos retiramos a nuestro alojamiento en Punkaharju Resort Holiday Apartments, que resultó muy recomendable. Un poco antes de llegar al lugar otro hermoso alce se alimentaba a orillas de la carretera. No nos fuimos a la cama hasta casi la medianoche, aún con luz solar.
alce (c) fernando del valle
 5 de junio.-
Sobre las cuatro de la madrugada ya estábamos nuevamente al pie del cañón. Había algo de sueño pero despreciable ante el chute adrenalínico que suponía la aventura de pajarear en aquellos bosques. En un lago cercano al hotel observamos colimbo ártico y somormujo cuellirrojo.
colimbo ártico (c) mario martín
Visitamos nuevamente Siikalahti y seguía rebosante de vitalidad. Y con más bullicio de paseriformes. Sacamos especies no avistadas la tarde anterior allí como papamoscas papirrojo, ruiseñor ruso, curruca zarcerilla, pico menor, zorzal alirrojo, porrón osculado y somormujo cuellirrojo. También el ubicuo zorzal real y papamoscas gris y cerrojillo, entre otros.
zorzal real (c) fernando del valle
De allí fuimos al cercano bosque de Melkoniemi y en una breve visita anotamos piquituerto común, lejanos pardillos sizerines, bisbita arbóreo y las primeras grullas de la ruta. En la salida del bosque, en las zonas de unión con los campos cultivados, se movían algunas golondrinas comunes.
Nos quedaban muchas horas de coche hasta Kuusamo, nuestro próximo destino, e iniciamos el camino. Habíamos valorado previamente hacer la ida a Kuusamo en avión, y el regreso en coche, pero finalmente optamos por hacer ambos recorridos sobre ruedas para disfrutar del paisaje, conocer el país y ver fauna alada en las paradas. La mayoría de las prados estaban ocupados por bandos de gaviotas canas desde primerísima hora de la mañana. El país tiene buenas carreteras y poco tráfico siendo fácil atravesarlo en coche, aunque hay que tener cuidado con los millones de radares que hay para controlar el exceso de velocidad, incluso en pistas de tierra donde se mueve fauna amenazada.
A la altura de Joensuu, en el norte de Karelia, hay un canal que conecta el lago Höytiäinen con el lago Pyhäselkä, y en el área donde se alcanza éste existe un bosque parcialmente inundado y realmente maravilloso. Dejamos el coche en un espacio habilitado para ello (62.6165N 29.6852E) y anduvimos por un caminito de un kilómetro aproximadamente hacia una torre de observación.
Höytiäinen (c) paco chiclana
La visita fue breve pero altamente exitosa y gratificante con observaciones sobresalientes de mosquitero troquiloide, mosquitero silbador y agateador norteño.
mosquitero troquiloide (c) fernando del valle
mosquitero silbador (c) mario martín


También el sonido de fondo del avetoro llamando a cortejo, petirrojo, reyezuelo sencillo y un alcotán cruzando la foresta, entre otros muchos.
Seguimos nuestra ruta y alcanzamos Kuusamo a media tarde. Fuimos directamente a una pista al sur de la ciudad situada entre el lago Toranki y el lago Kuusamo. La pista es Torangitaival road, con una longitud de un kilómetro y medio aproximadamente (65.93838N  29.24315E).
lago Kuusamo (c) paco chiclana
La idea era sacar escribano rústico en los arbustos que hay al final de la pista, alcanzando el lago, y se logró plenamente, con gran alegría por el logro conseguido.
escribano rústico (c) fernando del valle
Y para cerrar más exitosamente el día, si cabe, vino a visitarnos un escribano pigmeo que se paseó tímidamente ante nuestros ojos.
escribano pigmeo (c) fernando del valle
No dábamos crédito ¡menuda tarde! Una ligera llovizna animó a becadas y agachadizas a iniciar sus cortejos y exhibiciones de vuelo, disfrutando como enanos del momento.
Nos alojamos en el hotel Sokos, en Kuusamo, donde vimos los únicos gorriones comunes del viaje. Sobre las diez de la noche nos fuimos a dormir ya que el despertador sonaría pocas horas después.

 6 de junio.-
Hoy nos esperaba otro día brillante y a las tres de la madrugada, ya con luz diurna, habíamos quedado con Antti Peuna –guía de Finnature- para una mañana de pajareo. Casi en la misma ciudad, a las afueras, avistamos un precioso macho de lagópodo escandinavo.
lagópodo escandinavo (c) fernando del valle
A continuación fuimos nuevamente a Torangitaival road donde, con mucha paciencia y sin salir del coche, vimos y oímos un bonito ejemplar de grévol que nos dejó la mar de contentos.
grévol (c) fernando del valle
Otra especie allí localizada fue carbonero sibilino. Y de allí al monte Iivaara, una de las maravillas del lugar. La pista que lleva hasta el área habilitada para dejar el coche (65.8130N  29.6342E) es uno de los mejores lugares para tetraónidas que conozco. Vimos varios ejemplares de urogallo y de gallo lira, mayoritariamente hembras, e incluso observamos un lek con tres machos de lira a pesar de que el sol ya estaba bastante alto.
gallo lira (c) fernando del valle
Antti nos mostró una zona donde había habido, hasta unos días antes, un lek de urogallo. Por el camino observamos otras especies como pinzón real, lúgano, paloma torcaz, chochín, andarríos chico y cisne cantor.
Dejamos el coche y comenzamos el ascenso a Iivaara. Decir que la pendiente no es elevada y se puede hacer sin mucha dificultad.
señalización en Iivaara (c) paco chiclana
A medio ascenso tuvimos la gran suerte de localizar un precioso macho de camachuelo picogrueso –difícil fuera de los comederos en invierno- y un bonito ejemplar de mochuelo alpino que estaba reclamando después de haberse dado un buen desayuno, aún con restos de sangre en pico y uñas.
mochuelo alpino (c) paco chiclana
camachuelo picogrueso (c) fernando del valle
Tuvimos también la gran fortuna de localizar un primer verano de coliazul cejiblanco reclamando en el sotobosque de una umbría, mostrando sus flancos enrojecidos y su cola azul ¡mañana multiorgásmica! Antti nos dijo que en la cima había varios adultos de coliazul pero queríamos ver otras especies, el tiempo apremiaba, y decidimos seguir ruta. Así dejamos Iivaara y fuimos al borde ruso donde se movía una pareja de cárabo lapón que vimos sin problema.
cárabo lapón (c) mario martín
Habíamos pasado de la rapaz nocturna más pequeña del paleártico a la de mayor tamaño ¡alucinante Finlandia! Mientras disfrutábamos con el cárabo nos sobrevoló halcón abejero y ratonero. Y de allí a los alrededores de Kuusamo donde Antti tenía localizada una pareja de carbonero lapón, que también vimos a placer, además de un bonito macho de camachuelo común.
carbonero lapón (c) fernando del valle
Y por último nos llevó a un territorio de mochuelo boreal que también localizamos sin dificultad.
mochuelo boreal (c) paco chiclana
Poco antes del mediodía nos despedimos de Antti y nos fuimos a la zona de Valtavaara y Konttainen para visitar este santuario sagrado. Antes de llegar, y justo en el cruce de la carretera hacia Rovaniemi, vimos negrón especulado y porrón osculado en un lago adyacente. Pasamos Ruka y llegamos al parking de Valtavaara donde nos dispusimos a tomarnos un bocata. Había estado allí nueve años antes y parecía que sólo habían transcurrido unos meses ¡el tiempo pasa demasiado rápido! Nos colocamos al lado de los comederos allí instalados –vacíos, por cierto- y dejamos unas migas de pan en el suelo. Y antes de cinco minutos teníamos un par de arrendajos funestos a nuestro alrededor aprovechándose de nuestro almuerzo y mostrándose sin mucho recato.
arrendajo funesto (c) fernando del valle
Creo que ha sido uno de los bocatas que mejor nos ha sentado en nuestra vida pajaril, aunque alguna cámara fotográfica terminó untada de chorizo.
Y nos quedaban unas cuantas horas de coche hacia nuestro próximo alojamiento en la zona de Värtsilä, hacia el sur, por lo que nos pusimos manos a la obra. Hicimos alguna parada combinando descanso y pajareo y en una ribera disfrutamos con los reclamos amorosos de un andarríos bastardo llamando desde las ramas bajas. También mirlo común, cuervo, carbonero común, grajilla, estornino pinto, herrerillo común, verderón, lavandera blanca, zorzal charlo, urraca y arrendajo, entre otros.
Nos alojamos en Apartementos Tohmajärvi, regentado y ocupado por rusos. No había duda que continuábamos aquerenciados a la frontera soviética.

 7 de junio.-
Ultimo día de nuestro periplo finlandés y nos permitimos dormir un poquito más, casi seis horas.
Primeramente nos dirigimos a Kirkkoiemi -situado al sur de Tohmajärvi- y conocido por albergar una buena población de carricero de Blyth.
Kirkkoiemi (c) paco chiclana
Escuchamos y vimos varios ejemplares de esta especie, en el mismo pueblo y en la carretera que se dirige hacia el cementerio, unos cantando y otros con persecuciones nupciales y exhibiciones.
carricero de Blyth (c) fernando del valle
Además, cantidad de aves activas a esas tempranas horas de la mañana lo que suponía un verdadero placer para los sentidos. Y nuestro último destino era Värtsilä, conocido por ser la mejor zona en Finlandia para localizar buscarla lanceolada. Esta especie suele llegar a finales de junio (creo que el registro más temprano es del 13 de ese mes), por lo que sabíamos que no entraría en nuestra lista de observadas. Aún así, queríamos conocer ese lugar y echar un rato de pajareo por allí. Hicimos una parada en Uudenkylänlampi, con escuchas de buscarla fluvial, y pusimos rumbo al sur en busca del aeropuerto de Helsinki para volver a casa.
Värtsilä (c) paco chiclana
Antes de partir un macho de aguilucho lagunero nos regaló varias pasadas cercanas.
Para otra ocasión quedará la lanceolada y los glotones en kuhmo, sin duda en un futuro no muy lejano. 


renos (c) fernando del valle

No hay comentarios: