Translate

lunes, 17 de marzo de 2014

Omán 2014

EXCURSION ORNITOLOGICA A OMAN
 por Paco Chiclana

  Del 31 de enero al 9 de febrero de 2014


 grupo © oscar rodríguez
Participantes: 
Raimundo Martín, Fernando del Valle, José A. Lama, Alfonso Barragán, Fernando Guerra, Juan Oñate, Paco Chiclana y Oscar Rodríguez.

RECORRIDO REALIZADO (marcado en la imagen en línea amarilla: ).- 



Taxones interesantes registrados:
Arabian Partridge (perdiz árabe), Grey Francolin (francolín gris), Cotton Pygmy Goose (gansito asiático), Persian Shearwater (pardela persa), Jouanin´s Petrel (petrel de Jouanin), Red-billed Tropicbird (rabijunco etéreo), Masked Booby (piquero enmascarado), Brown Booby (piquero pardo), Abdim´s Stork (cigüeña de Abdim), Eastern Cattle Egret (garcilla bueyera ssp. coromandus), Indian Pond Heron (garcilla india), Striated Heron (garcita verdosa), Intermediate Egret (garceta intermedia), Western Reef Heron (garceta dimorfa), Socotra Cormorant (cormorán de Socotra), Pallid Harrier (aguilucho papialbo), Long-legged Buzzard (ratonero moro), Greater Spotted Eagle (águila moteada), Steppe Eagle (águila de estepa), Eastern Imperial Eagle (águila imperial oriental) 

águila imperial oriental © fernando del valle

Verreaux´s Eagle (águila cafre), Spotted Thick-knee (alcaraván de El Cabo), Crab-plover (droma)


droma © paco chiclana
 Pheasant-tailed Jacana (jacana colilarga), Red-wattled Lapwing (avefría india), Sociable Lapwing (avefría sociable), White-tailed Lapwing (avefría coliblanca), Pacific Golden Plover (chorlito dorado siberiano), Lesser Sand Plover (chorlitejo mongol chico), Greater Sand Plover (chorlitejo mongol grande), Pin-tailed Snipe (agachadiza colirrara), Marsh Sandpiper (archibebe fino), Terek Sandpiper (andarríos del Terek), Broad-billed Sandpiper (correlimos falcinelo), Red-necked Phalarope (falaropo picofino), Sooty Gull (gaviota cejiblanca), Great Black-headed Gull (gavión cabecinegro)



gavión cabecinegro © fernando del valle
 Heuglin´s Gull (gaviota de Heuglin), Steppe Gull (gaviota de estepa), Baltic Gull (gaviota báltica), Lesser Crested Tern (charrán bengalí), Swift Tern (charrán piquigualdo), Bridled Tern (charrán embridado), Saunder´s Tern (charrancito de Saunders), White-winged Tern (fumarel aliblanco), Chestnut-bellied Sandgrouse (ganga moruna), Spotted Sandgrouse (ganga moteada), Bruce´s Green Pigeon (vinago waalia), Laughing Dove (tórtola senegalesa), Namaqua Dove (tortolita rabilarga), Arabian Scops Owl (autillo árabe ssp. pamelae), Egyptian Nightjar (chotacabras egipcio), Indian Roller (carraca india), Green Bee-eater (abejaruco esmeralda), Black-crowned Tchagra (chagra senegalesa), Daurian Shrike (alcaudón Isabel), Turkestan Shrike (alcaudón Isabel ssp. phoenicuroides), Southern Grey Shrike (alcaudón meridional ssp aucheri), Steppe Grey Shrike (alcaudón meridional ssp. pallidirostris), African Paradise Flycatcher (monarca-colilargo africano), Arabian Babbler (tordino arábigo), House Crown (cuervo indio), Brown-necked Raven (cuervo desertícola), Fan-tailed Raven (cuervo colicorto), Hypocolius (hipocolio)

hipocolio © josé antonio lama
 White-eared Bulbul (bulbul orejiblanco), White-spectacled Bulbul (bulbul árabe), Black-crowned Sparrow-Lark (alondra negrita), Singing Bush Lark (alondra cantarina), Greater Hoopoe-Lark (alondra ibis), Desert Lark (terrera desértica), Pale Crag Martin (avión isabelino), Graceful Prinia (buitrón elegante), Clamorous Reed Warbler (carricero estentóreo), Marsh Warbler (carricero políglota), Eastern Olivaceous Warbler (zarcero pálido oriental), Sykes´s Warbler (zarcero de Sykes), Common Chiffchaff (mosquitero común ssp. tristis y ssp. abietinus), Plain Leaf Warbler (mosquitero sencillo), Barred Warbler (curruca gavilana), Eastern Orphean Warbler (curruca mirlona oriental), Arabian Warbler (curruca árabe), Asian Desert Warbler (curruca desértica)



curruca desértica © josé antonio lama
 Lesser Whitethroat (curruca zarcerilla), Desert Whitethroat (curruca chica), Abyssinian White-eye (anteojitos abisínico), Common Myna (miná común), Rose-coloured Starling (estornino rosado), Tristam´s Starling (estornino de Tristam), Black-throated Thrush (zorzal papinegro), Dusky Thrush (zorzal eunomo), Bluethroat (pechiazul ssp. magna), Black Redstart (colirrojo tizón ssp. semirufus), Siberian Stonechat (tarabilla oriental), Isabelline Wheatear (collalba Isabel), Blackstart (collalba colinegra), Desert Wheatear (collalba desértica), Arabian Wheatear (collalba árabe)

collalba árabe © fernando del valle
 Variable Wheatear (collalba variable), Red-tailed Wheatear (collalba persa), Hume´s Wheatear (collalba de Hume), Red-breasted Flycatcher (papamoscas papirrojo), Semi-collared Flycatcher (papamoscas semicollarino), Nile Valley Sunbird (suimanga del Nilo), Palestine Sunbird (suimanga palestino), Shining Sunbird (suimanga brillante), Purple Sunbird (suimanga asiático), Ruppell´s Weaver (tejedor de Ruppell), African Silverbill (pico de plata africano), Indian Silverbill (pico de plata indio), Amur Wagtail (lavandera blanca ssp. leucopsis), Masked Wagtail (lavandera blanca ssp. personata)

lavandera blanca enmascarada © juan oñate
 Yellow Wagtail (lavandera boyera ssp. thumbergi y ssp. taivana), Citrine Wagtail (lavandera cetrina), Richard´s Pipit (bisbita de Richard), Long-billed Pipit (bisbita piquilargo), Yemen Serin (serín yemení), Arabian Golden-winged Grosbeak (picogordo árabe), Cinnamon-breasted Bunting (escribano canelo).

----Viernes 31 de enero.-
Sobre las tres de la madrugada aterrizamos en el aeropuerto de Muscat procedentes de Estambul en vuelo operado por Turkish airlines, con escala en Bahreim para recoger pasajeros. A Estambul llegamos en un vuelo con origen en Madrid. Recogimos maletas y nos dirigimos a la obtención del visado (puede pagarse en euros). Teníamos reservados dos todoterrenos con Europcar -dos Nissan Pathfinder- pero solo nos dieron uno de ellos y un Grand Vitara ya que argumentaron no disponer de los dos en ese momento. Aunque con turismos normales se podía llegar a la mayoría de los lugares, preferimos 4x4 para no tener ningún problema de accesibilidad. Cambiamos moneda en el aeropuerto y comenzamos la aventura. La moneda es el rial omaní y no cotiza en España, debiéndose adquirir allí. En ese momento estaba a 2,11 euros y la compra la hicimos en el aeropuerto.

avefría coliblanca © josé antonio lama
Nuestro primer destino era el Hotel  Green Oasis, en Sohar, en el norte del país, que alcanzamos algo después de la seis de la mañana. Y el primer destino pajarero eran las Sun Farms, unas granjas cercanas a nuestro alojamiento destinadas a la cría de ganado vacuno. Estas granjas son el hotspot más importante de Al Batinah -aparece en la mayoría de los reports- y se necesita permiso para entrar en ellas. Aunque ahora no están a pleno rendimiento y parece ser que se avecina el cierre definitivo, son un punto imprescindible en un tour de observación de aves por Omán. Sun Farms nos esperaba y solo tuvimos tiempo para dejar las maletas en la habitación, vestirnos de verano y desayunar rápido. El dormir hubo que dejarlo para otro momento. Todos los días de nuestra estancia amanecía sobre las 6,40 horas. Mientras cargábamos los coches con los aperos pajariles en el aparcamiento del hotel, entiéndase prismáticos, telescopios, cámaras de fotos, etc. y nada de archiperres, se movían a nuestro alrededor buitrones elegantes, suimangas asiáticos, minás comunes, carracas indias, avefrías indias, etc., por lo que la excitación nerviosa se disparó nada más comenzar la marcha.


avefría india © juan oñate
Alrededor de las siete de la mañana llegábamos a las Sun Farms. Esta granja posee praderas verdes, rastrojos y algunos campos de regadío para producción de pasto para el ganado. Por otro lado, los cobertizos de las vacas, cerca de la entrada a la granja, y las balsas de decantación aledañas, son muy atractivas para la avifauna. Resultó ser un lugar ideal, como habíamos previsto, y la lista de aves sacada allí fue interminable destacando un grupo de trece avefrías sociables. Otras especies clave fueron alcaudón Isabel, alcaudón meridional –subespecie aucheri-, tortolita rabilarga, tórtola senegalesa, carraca india, suimanga asiático, tarabilla oriental, avefrías india y coliblanca, francolín gris, lavanderas cetrina y blanca enmascarada, pico de plata indio, ganga moruna y collalbas Isabel y desértica. 


francolín gris © josé antonio lama
tórtola senegalesa © fernando del valle
Otro par de observaciones muy interesantes fueron la lavandera de Amur y la subespecie taivana de lavandera boyera, ambas muy escasas en Omán. 

tortolita rabilarga © josé antonio lama
Sobre el mediodía un par de águilas imperiales orientales ciclearon sobre nuestras cabezas a baja altura, dejándonos unas imágenes inolvidables. Con las prisas de la mañana aún no nos habíamos abastecido de agua y ya estábamos más secos que la mojama. Como el hambre y la sed acuciaban, decidimos dejar la granja e ir a reponer energías. Nos paramos en un restaurante de comida rápida donde nos hicimos con unos bocatas bien servidos y con unos refrescos que nos sentaron de perlas. Además, nos aprovisionamos de agua y huimos un rato del calor exterior. La temperatura estuvo todos los días entre los veinte y treinta y tantos grados, por lo que a partir de las diez de la mañana comenzaba el calorcito y se complicaba la observación.

bulbul orejiblanco © josé antonio lama
Liwa © paco chiclana
Después de este descanso merecido, nos fuimos a Liwa donde nos esperaban sus playas y manglares. Lugar ideal para pasar la tarde y para tener un primer contacto con larolimícolas. Nuestra primera sorpresa fue ver que los omaníes no utilizaban las playas sólo para solearse y bañarse, sino más bien para pasear por ellas con sus coches y montar allí sus picnic. El viernes es día festivo en los países árabes y la playa estaba concurrida, pero las aves se dejaron ver sin problemas. Con marea baja los espacios intermareales son enormes y los locales, con sus todoterrenos, se meten por todas partes. Nosotros dejamos el coche en el aparcamiento y nos movimos como es debido, pateando. Nos recibió una garcita verdosa a los pies del manglar y varios bulbules orejiblancos se posaron en las ramas altas. Ya en la orilla nos dimos un baño de especies. 


chorlitejo mongol grande © fernando del valle
charrán piquigualdo © fernando del valle
Chorlitejos mongoles grandes y chicos -algunos casi nupciales-, gaviotas de estepa, de Heuglin y cejiblancas, charranes piquigualdos y bengalíes, y charrancito de Saunders. Y el mar pletórico, con bandadas de falaropos picofinos –como siempre muy inquietos-, charranes embridados –algo lejos- y pardelas persas. Las gaviotas cejiblancas y de Heuglin fueron las más abundantes durante el viaje; las de estepa se presentaban en menor cantidad y disminuían en número de norte a sur. 



nuestras queridas "gaviolas" © fernando del valle
Volvimos a los coches repasando la margen del manglar anexa a la playa con más suimanga asiático, garceta dimorfa oscura, tórtola senegalesa, curruca gavilana y un solitario zarcero de Sykes –éste tras una intensa y pormenorizada búsqueda-. Cuervos indios por todas las zonas humanizadas, siendo éstos del norte más oscuros en nuca, cuello y pecho que los encontrados por el sur, correspondiendo a razas distintas.


cuervo indio © fernando del valle
Los manglares de Liwa son uno de los pocos lugares que albergan la ssp. kalbaensis de alción acollarado, en número muy reducido. Nosotros sólo conseguimos ver a un ejemplar en vuelo rapidísimo, a contraluz, y por pocos segundos, por lo que la observación no fue satisfactoria. La puesta de sol ocurría sobre las 18,30 horas. Volvimos al Green Oasis Hotel y cenamos allí, echando de menos unas cervezas frescas para celebrar el primer gran día.

----Sábado, 1 de febrero.-  
Desde la cama oíamos, antes de la amanecida, el canto repetitivo de los francolines grises. Desayunamos en el hotel y tordinos arábigos se movían por las inmediaciones de la piscina. Llenamos los tanques de gasolina y alucinamos con los precios ya que el litro rondaba los 0,12 riales, unos 25 céntimos al cambio. Nos dirigimos a Khatmat Milalah, a un par de kilómetros de Emiratos (nuestro destino más septentrional) con idea de ver las especialidades de aquel lugar -collalba variable y mosquitero sencillo- al constituir el sitio más al sur donde pueden verse regularmente en invierno. 


Khatmat Milalah © paco chiclana
Es una llanura arbolada, árida, dotada de aguas subterráneas que recibe de las montañas cercanas. Allí nos dimos una buena andada y, una a una, fuimos viendo objetivos. Curruca chica, mosquitero común de las subespecies abietinus y tristis, un único mosquitero sencillo, suimanga asiático, un par de collalbas variables en el área más arbolada, y collalba persa en la zona limítrofe con la ladera pedregosa y desnuda.


tordino arábigo © josé antonio lama
bulbul árabe © fernando del valle
pico de plata indio © josé antonio lama
También abejaruco esmeralda, pico de plata indio atareado en construcción de nido, tordino arábigo, bulbul árabe, terrera desértica, tórtola senegalesa, curruca mirlona oriental, colirrojo tizón de la subespecie semirufus, entre otros.


Ras As Sawadi © paco chiclana
Nos medió la mañana y entrado el calorcito nos fuimos nuevamente a la playa, en este caso a Ras As Sawadi, sito a unos noventa kilómetros al noroeste de Muscat. Segundo día festivo y gente y coches en la playa, pero es tan enorme, bella e impresionante que es capaz de albergar y contentar a todo el mundo. Curioso ver a las chicas paseando con sus atuendos y velos negros. Alguno de nosotros se dio un merecido y refrescante chapuzón en las aguas del mar Arábigo. Los primeros gaviones cabecinegros –algunos ya nupciales- y nuevamente gaviotas cejiblancas, de Heuglin y de estepa, y charranes bengalíes y piquigualdos. 
También garcetas dimorfas -fase oscura-, chorlitejos mongoles chicos y grandes, y un solitario cormorán de Socotra que nos sobrevoló. En el mar más grupos de falaropos picofinos. También hicimos una visita al cercano As Sawadi Beach Resort con unos jardines petados de minás comunes y cuervos indios, entre otras especies.


miná común © jose antonio lama
Caída la tarde volvimos al aeropuerto de Muscat para dejar el Grand Vitara y recoger el pathfinder que teníamos reservado en un inicio. El vitara resultó bastante cómodo pero con poca capacidad para las maletas. Nos alojamos a las afueras de Muscat en el Al Madinah Holiday Hotel, el mejor y más caro alojamiento del viaje.

----Domingo, 2 de febrero.-
Era hora de dejar la zona de Al Batinah pero antes queríamos hacer una parada en Yiti - aldea costera al sur de Muscat- para llevarnos la collalba de Hume. 


Yiti © fernando del valle
No tuvimos ningún problema ya que nos recibió una pareja de ellas nada más llegar, soleándose a primera hora de la mañana en la ladera rocosa.


collalba de Hume © fernando del valle


carraca india © josé antonio lama
Sitio precioso, fantástico, donde además vimos también collalbas persa y desértica, suimanga asiático, abejaruco esmeralda, carraca india y cuervo desertícola, entre otros. Y la playa contigua sobresaliente, con más chorlitejos mongoles, gaviotas cejiblancas, de Heuglin y de estepa, charranes piquigualdos y garcetas dimorfas de fase clara y oscura. Y el mar aún mejor, si cabe, con el primer piquero enmascarado, el único rabijunco etéreo del viaje –aunque en el “infinito ornitológico”, e inmensas balsas de falaropos picofinos que nos hicieron gozar de lo lindo mientras desayunamos.


garceta dimorfa © fernando del valle
Nos quedaban unas cuantas horas de coche hasta alcanzar el área de Barr Al Hikman, nuestro próximo destino, y pusimos manos a la obra. Al cruzar Muscat nos volaron varios aviones isabelinos y cotorras de Kramer. Aprovecho para advertir sobre los numerosos radares de velocidad que hay por las zonas más humanizadas, lo que obliga a ir en alerta para evitar posibles multas. Barr Al Hikman es una península arenosa rodeada de extensas marismas mareales. Para los birders, es uno de los lugares de visita obligada en Omán por la cantidad y variedad de limícolas y aves en general.


Filim © paco chiclana
Arribamos a Filim y condujimos hasta la desalinizadora - justo donde acaba la carretera- sobre las tres de la tarde, hambrientos, pero la majestuosidad del lugar no nos dejó almorzar hasta revisar la zona. La marea estaba baja y los barros para los limícolas extensísimos. No obstante, cerca de la orilla se movían andarríos del Terek, correlimos falcinelos, más chorlitejos mongoles grandes y chicos, el triunvirato gavioteril (cejiblanca, de Heuglin y  de estepa), charranes piquigualdos y garcetas dimorfas oscuras.


correlimos falcinelo © oscar rodríguez
garceta dimorfa © juan oñate
Y los preciados dromas -el objetivo principal del viaje- se movían por el espacio intermareal, salpicados y repartidos. Los observamos a placer, estudiando su comportamiento garceril, y esperando mejores momentos para tenerlos más cerca y “fotearlos”. Para despedir la tarde nos acercamos a Shannah Beach y nos hicimos una idea de la maravilla que nos esperaba a la mañana siguiente. Curioso ver también las grandes planicies de sabkha -mezcla de arena, sal y barro- que ocupan gran parte del área y que requieren mucha precaución para circular en coche. Nos alojamos en Al Jazeera Guest House, en la carretera principal, lo mejor que encontramos por allí.

----Lunes, 3 de febrero.-
Queríamos dar tiempo a la marea a fin de que estuviera subiendo para ver dromas relativamente cerca. Leímos en internet que la pleamar sería sobre las 11,30 de la mañana y decidimos tocar otros lugares mientras tanto. Amaneciendo estábamos en un bosquete que hay en la misma localidad de Al Hijj, el pueblo principal de Barr Al Hikman. Entre lugareños sorprendidos estábamos nosotros cargados con nuestra óptica a la búsqueda de pajarillos. Y unos minutos que fueron geniales ya que nos regalaron observaciones de carricero estentóreo, colirrojo tizón –semirufus-, estornino rosado, tórtola senegalesa, alcaudón Isabel y un más que probable mosquitero sencillo que no pudimos confirmar al cien por cien.


alcaudón isabel © fernando del valle
Emprendimos camino  a Shannah y, a unos pocos kilómetros de Al Hijj, hicimos una parada en el desierto con registros notables de alondra negrita, cuervo desertícola, collalba desértica –la más común de las collalbas- y curruca desértica. 
alondra negrita © fernando del valle

collalba desértica © josé antonio lama
Nos tomamos el desayuno amenizados por un coro de alondra ibis que hizo aquellos momentos insuperables, con la estampa típica ante nosotros de los dromedarios vagabundeando. Y  algo atacados al echarse la hora encima pusimos rumbo a Shannah Beach donde llegamos con la marea bastante arriba –algo tarde- pero con tiempo suficiente para disfrutar de buenas observaciones de dromas y de buenas cifras de estas aves, con un grupo en vuelo que pudo rondar los doscientas cincuenta. Incluso se pudo leer la anilla de uno de ellos que resultó llevar dos años merodeando por allí. 


dromas © fernando del valle
Aparcamos cerca del Resthouse de la playa de Shannah y recorrimos como pudimos la margen a nuestra derecha, entre arena mojada y barro. Esa mañana teníamos un calor húmedo, casi insoportable, pero el escenario era irrepetible. La triada de gaviotas cejiblanca, de Heuglin y de estepa, los chorlitejos mongoles grandes y chicos, los andarríos del Terek, las garcetas dimorfas oscuras y claras –siempre predominaban las oscuras- y algún charrancito de Saunders patrullando la costa. Entre la playa y la carretera existía un tramo de vegetación halófila y manglar donde se movían curruca desértica, collalba desértica, alcaudón Isabel, carricero estentóreo y un precioso ratonero moro de fase oscura.
Pasado el mediodía había que hacer millas y bastantes horas de coche hasta alcanzar Qatbit. Cruzamos el impresionante desierto central con una alucinante y casi continua tormenta de arena –afortunadamente no de grandes dimensiones- y con observaciones aisladas de cuervo desertícola y alondra ibis.


alondra ibis © juan oñate
Queríamos bajarnos del coche para estirar las piernas pero la tormenta lo impedía. Un poco antes de alcanzar Qatbit amainó el viento y disfrutamos de una puesta de sol espectacular en el desierto, algo irrepetible. 


Desierto Central © paco chiclana
Rodeado por las montañas de Al Hajar al norte y las de Dhofar, al sur, el desierto central es una amplia zona abierta de planicies de grava y dunas de arena, con ochocientos kilómetros de extensión, que abarca las tres cuartas partes de la masa terrestre de Omán. Al este la costa del mar Arábigo, y al oeste Ar Rub Al Khali -el cuarto vacío- zona de grandes dunas de arena donde adentrarse ya precisa de guías experimentados y de equipo especial. El desierto central alberga también el Santuario del oryx árabe, en Jaluni. Alcanzamos Qatbit tras la puesta de sol y nos alojamos en Qatbit Motel Resthouse, especie de oasis artificial dotado de varias hectáreas de jardines y superficie arbolada que la dirección se encarga de cuidar bien para atraer aves y birders de todo el mundo, aparte de camioneros que son los huéspedes habituales. Antes de ir a cenar echamos una ojeada al libro de anotaciones ornitológicas y ya empezamos a ponernos nerviosos con el alucine de aves interesantes que nos esperaban con las primeras luces.

----Martes, 3 de febrero.-
Lógicamente, antes de amanecer ya estamos prismáticos en ristre esperando los primeros cantos. Fuimos a la zona de la gasolinera, que parece ser la más interesante, y no defraudó en absoluto. 


Qatbit © paco chiclana
Los hipocolios -joya de la corona- aparecieron poco después de amanecer siendo localizados por sus reclamos (absolutamente recomendable madrugar y aprenderse las voces de estas aves para aumentar las posibilidades de observarlas). Dos machos y tres preciosas hembras que se dejaron ver sin ningún pudor, aunque por poco tiempo. 


suimanga del Nilo © josé antonio lama
zorzal papinegro © josé antonio lama


Pasados unos minutos, los escurridizos hipocolios volaron al interior de unos árboles cercanos y ya no conseguimos relocalizarlos durante el resto de la mañana. Otras especies que nos dejaron boquiabiertos fueron zorzal papinegro, zorzal eunomo –estos últimos dos grandes regalos-, papamoscas papirrojo, suimanga del Nilo, curruca zarcerilla, pico de plata africano, carricero estentóreo, tórtola senegalesa, mosquitero común –abietinus y tristis-, colirrojo tizón –semirufus-, miná común (raro por aquí) y collalba desértica.


Muntasar © paco chiclana
Sobre las diez de la mañana nos acercamos al oasis de Muntasar, unos trece kilómetros al norte del motel, alimentado permanentemente con agua subterránea y con charcas llenas de juncos en medio del desierto arenoso. Tuvimos avistamientos interesantes de gangas moteada y moruna, cuervo desertícola, curruca desértica, lavandera cetrina y la omnipresente collalba desértica.
Apretaba el calor de lo lindo y nos acercamos al pequeño oasis de Qatbit, al este del motel, con manantial permanente que genera charcas, cañas y arbolado,  donde lo más destacable fue ganga moteada y más collalba desértica. Comimos en uno de los restaurantes de Qatbit, nos refrescamos un poquitín por dentro y dimos otra vuelta por los jardines del motel aunque ya sin añadir nada nuevo.


 alcaudón de estepa © juan oñate
Pasamos la tarde en Al Balid Farm, una hora en coche al sur de Qatbit, donde nos esperaban más sorpresas. Es una granja agrícola con verdes campos regados situados en mitad del desierto que actúa como imán irresistible para las aves. Preguntamos a los trabajadores si nos daban permiso para acceder y dar una vuelta por la finca y asintieron sin problemas. Alondra negrita –con un canto lindísimo-, terrera desértica, alondra ibis en cortejo, collalbas desértica e Isabel, alcaudón estepario –ssp. pallidirostris de alcaudón meridional-, aguilucho papialbo, tórtola senegalesa, carraca india, cuervo desertícola y gangas moruna y moteada. Desde el comienzo del viaje ansiaba echarme a la cara a los chorlitos dorados siberianos y sólo aquí vi un grupo de doce, pero volando a lo lejos y sin conseguir relocalizarlos posteriormente para observarlos y disfrutarlos a placer ¡una verdadera lástima!.
Y a la puesta de sol pusimos rumbo hacia la última fase de nuestro viaje, el sur –Dhofar-, donde íbamos a pajarear los últimos cuatro días del periplo omaní. Llegamos a Salalah y nos alojamos en Al Nile Hotel.

----Miércoles, 4 de febrero.-
En Dhofar nos aguardaban un montón de nuevas especies, nuevas experiencias y nuevas sensaciones. Debido a su enorme diversidad, la región de Dhofar puede considerarse como otro hotspot omaní. Biológicamente la región es africana con una vastísima extensión de terreno desértico al norte que hace de eficaz barrera aislante para la mayor parte de la avifauna de Eurasia. Curioso este país donde el norte alberga avifauna asiática, el sur africana y entre ellas el árido desierto casi infranqueable para ambas.
En Dhofar existen tres hábitats principales para el observador de aves: las lagunas costeras con vegetación palustre o Khawrs, los verdes y arbolados wadis, y el cercano océano.


Ayn Hamran © paco chiclana
Buen punto de inicio en el sur era Wadi Ayn Hamran al ofrecer la mejor oportunidad para ver la mayoría de las especialidades de Dhofar. Antes de salir de Salalah compramos agua y sobre la tienda llamaban al alba varios estorninos de Tristam. Dejamos el coche en el aparcamiento de Ayn Hamran y nos fuimos a la zona arbolada, pequeño bosquete galería que discurre sobre la acequia proveniente de la surgencia de agua. En pocos minutos el rosario de especies nuevas fue notable. Escribano canelo, anteojitos abisinio, suimangas brillante y palestino, tejedor de Ruppell, pico de plata africano, monarca-colilargo africano, vinago waalia, collalba colinegra, tórtola senegalesa, bulbul árabe y picogordo árabe –hasta cuatro aves de esta difícil especie-.


picogordo árabe © fernando del valle

anteojitos abisinio © josé antonio lama
suimanga palestino © josé antonio lama
Las voces de varias perdices árabes, que vimos poco después, nos dieron paso a la zona de transición hacia la cercana ladera.


perdiz árabe © fernando del valle
curruca árabe © josé antonio lama
Allí sacamos curruca árabe y chagra senegalesa e iniciamos un ligero ascenso por la falda del monte. El objetivo era ver águila cafre que conseguimos al observar un ejemplar adulto coronando el paredón que teníamos justo enfrente. También se dejó ver águila imperial oriental, bisbita piquilargo, collalba árabe, cuervo colicorto y avión isabelino.


bisbita piquilargo © josé antonio lama
cuervo colicorto © juan oñate
Durante el monzón de verano las lluvias originan grandes caudales en los wadis y exuberantes y verdes laderas, y este lugar debe ser aún más impresionante.
Nos tomamos el desayuno y nos fuimos a la playa, a East Khawr, situado a las afueras de la ciudad de Salalah. Se trata de la típica laguna costera de  Dhofar, con vegetación palustre y estrecha barra de arena en la playa. La temperatura iba subiendo y costaba abandonar el aire acondicionado del coche. 


East Khawr © paco chiclana


jacana colilarga © fernando del valle
Montamos el telescopio y fueron apareciendo otras especies muy atractivas como garcilla india y jacana colilarga. También collalba desértica, tejedor de Ruppell, alcaudón real –aucheri- y cuervo indio.


Ayn Razat © paco chiclana
Para la tarde el lugar elegido era Wadi Ayn Razat. Este lugar también posee un manantial con corriente continua y un jardín perfectamente cuidado, lo que lo convierte en uno de los lugares preferidos para el picnic omaní. No era día festivo pero el calor reinante propició que hubiera bastante gente bañándose y comiendo a la sombra. Quizás lo más impresionante es ver de nuevo a una majestuosa águila cafre que se paseó relajadamente por la zona. Y más estornino de Tristam, avión isabelino, collalba colinegra, suimangas brillante y palestino, tórtola senegalesa, bisbita piquilargo, pico de plata africano, escribano canelo, tejedor de Ruppell, perdiz árabe, cuervo colicorto, collalba árabe, anteojitos abisinio, chagra senegalesa, bulbul árabe y abejaruco esmeralda.


collalba colinegra © fernando del valle
escribano canelo © fernando del valle
Volvimos a Ayn Hamran para esperar la noche y echar un rato de nocturnas. En poco tiempo escuchamos chotacabras egipcio y autillo árabe ssp. pamelae. Añadir que no vimos mosquitos durante el viaje.

----Jueves, 5 de febrero.-
El día de ayer fue espectacular pero hoy íbamos a desayunar con más novedades.
Una temprana visita a East Khawr posibilitó observar un dormidero de garcillas bueyeras donde localizamos un ejemplar de la subespecie coromandus, que se piró segundos después. Quedaba nuevamente de manifiesto la importancia de madrugar y aprovechar las primeras luces ¡va por los dormilones!.
Después pusimos rumbo a Tawi Atayr, el lugar más oriental donde cría el serín yemení. Nos detuvimos a respirar el fresco aire de la mañana en una meseta arrebatadora donde los escribanos canelos tomaban posiciones cual trigueros se tratara. Cogimos el coche y un poco más adelante nos topamos con un sorpresón inesperado, una vaca muerta en el arcén de la carretera que tenía sobre su panza un aguilón de estepa y cinco lobos a su alrededor, y otro aguilón imperial oriental a un par de metros ¡no dábamos crédito!. Ese fue uno de los momentazos “top-ten” del viaje.


lobo árabe © fernando del valle
Al frenazo los lobos se alejaron pero tuvimos tiempo suficiente para comprobar que pertenecían a la subespecie árabe, más pequeños que los ibéricos. Un poco más adelante otra vaca muerta con más estepas e imperiales a su alrededor. La carretera estaba tomada por vacas y dromedarios por todas partes, con varias carroñas, por lo que la comida era abundante para las rapaces.


Tawi Atayr © juan oñate
Llegamos a la fosa de Tawi Atayr con abundante niebla que despejó rápidamente. De recepcionista estaba una impresionante águila perdicera posada sobre un arbusto, dando glamour al lugar. El objetivo era ver a los exclusivos serines yemeníes, y lo logramos a los pocos minutos observando a un compacto grupo que se soleaba sobre un arbusto. El descubrimiento de esta aislada población reproductora en 1997, a mil kilómetros de la población yemení más cercana, fue una gran noticia. 


serín yemení © fernando del valle
chagra senegalesa © jose antonio lama
Por la zona también vimos chagra senegalesa, collalbas desértica y árabe, avión isabelino, escribano canelo, pico de plata africano, tejedor de Ruppell, tórtola senegalesa, estornino de Tristam y alcaudón Isabel. El eco de las voces de los tristam en la sima fue espectacular. También vimos un buen número de palomas bravías de la variedad oriental, con obispillo grisáceo, y un precioso macho de aguilucho papialbo que despeinó mis pocos pelos al pasar sobre mí.


estornino de Tristam © jose antonio lama
El siguiente punto era Khawr Rawri, pero antes queríamos hacer una parada breve en la zona de las vacas muertas, justo en los claros donde se había citado en alguna crónica alondra cantarina. 


alondra cantarina © jose antonio lama
Pues bien, los lobos ya no estaban pero el área estaba ocupada por más águilas de estepa e imperiales -y algunas moteadas- controlando el pastel. Nos dimos un paseo buscando a los alaúdidos y a los pocos metros cantamos a las cantarinas, valga la redundancia. Varias aves que se movían y alimentaban relajadamente. También tejedor de Ruppell, collalbas árabe, desértica e Isabel, cuervo colicorto, tórtola senegalesa y estornino de Tristam.


Khawr Rawri © josé antonio lama
Y ya con el calorcito sobre nosotros de nuevo a la costa, a Khawr Rawri. Aparte del interés faunístico el lugar es conocido por su recinto arqueológico –antigua ciudad de Sumhuram-. Este humedal es muy extenso y quisimos dar una vuelta de reconocimiento. Nada más llegar, mientras chequeábamos la zona árida, nos topamos con dos alcaravanes de El Cabo que se mostraron confiados con su perfecto camuflaje a la sombra de un arbusto rastrero. 


alcaraván de El Cabo © juan oñate
También collalba colinegra, alcaudones Isabel y meridional –aucheri- y estornino de Tristam. Una pista discurre por parte del lado oriental del humedal  y nos permitió avistar jacana colilarga, garcetas dimorfa e intermedia, los esperados gansitos asiáticos y lavandera cetrina.


lavandera cetrina © fernando del valle
Mientras tanto, el mar dibujando una cala de película paradisiaca. Una visita a la parte norte del humedal, dotada de vegetación palustre y arbórea, ofreció carriceros estentóreo y políglota, mosquitero siberiano –tristis-, zarcero pálido oriental, avión isabelino, tórtola senegalesa y águilas moteada e imperial oriental.


Ras Mirbat © paco chiclana
Y la tarde queríamos pasarla en la parte más oriental del sector sur, en Ras Janjari, uno de los mejores lugares para observar aves marinas en Omán. Después del almuerzo nos pusimos en marcha pero se nos hizo tarde para alcanzar el cabo, optando por quedarnos a marinear en el cercano Ras Mirbat. Y fue fantástico. Gaviota cejiblanca, de Heuglin y de estepa, garceta dimorfa de ambas fases, cormorán de socotra, charrán piquigualgo y piquero enmascarado. 


gaviota cejiblanca © jose antonio lama
Además, interesante movimiento de pardelas persas -algunas cercanas a costa-, y salteados petreles de Jouanin. Posada en las barcas del puerto una garcita verdosa.

----Viernes, 6 de febrero.-
Hoy teníamos por delante otro día completito, con lugares muy interesantes a visitar. Comenzamos por las granjas, primeramente por Sahrnaut Farm. Sabíamos que no nos iban a dejar pasar más allá de la puerta de acceso ya que tienen un exhaustivo control de prevención para impedir transmisión de enfermedades a sus cultivos, pero nos permitieron observar aves desde la entrada. Y alucinamos con buen número de alondras cantarinas trinando en las alturas (empiezan a llegar y cantar desde finales de enero). La hierba estaba alta y no facilitaba la observación; no obstante, vimos alondra negrita, tejedor de Ruppell, buitrón elegante, collalbas desértica e Isabel, cuervo indio, tórtola senegalesa y un majestuoso adulto de águila imperial oriental posado en una palmera desmochada. 


tejedor de Ruppell © jose antonio lama


buitrón elegante © jose antonio lama
Existe la alternativa de observar aves desde el exterior de la granja ya que hay pistas que la van bordeando, siendo recomendable recorrer el perímetro oeste.
De allí nos mudamos a otra granja cercana, Jarziz Farm, donde nos recibió un colosal grupo de estorninos rosados en los árboles de la entrada, cargados de grandes flores abiertas.


estornino rosado © juan oñate
También buitrones elegantes, cuervos indios, tórtolas senegalesas y cotorras de kramer. Aquí no había nadie para preguntar por el permiso de acceso, tal vez por ser día festivo, y el tiempo apremiaba, por lo que había que marcharse hacia el cercano vertedero de Raysut. El paisaje allí era desolador y nada atractivo, ruidoso y repleto de camiones polvorientos, pero os puedo asegurar que el espectáculo que nos aguardaba era inmejorable. En Raysut son visitables tanto el propio basurero como las balsas de residuos situadas al este del recinto. El basurero-vertedero posee un perímetro vallado y es reconocido por el mogollón de aguilones que hay sobre él. Claramente otra experiencia casi inenarrable es ver a centenares de águilas de estepa sobre tu cabeza, volando en círculos, mostrando plumajes y edades de lo más variado. 


águilas en Raysut © juan oñate
águilas de estepa en Raysut © oscar rodríguez
águila de estepa © fernando del valle
La verdad es que puedes babear un buen rato. Y otras tantas estepas posadas en los postes de la valla circundante. Y para completar el espectáculo, águilas moteadas e imperiales salpicadas entre ellas. Y por si fuera poco, en medio del buen número de gaviotas de Heuglin - también presentes- una báltica con su plumaje súper oscuro. Después del éxtasis general nos acercamos a las balsas en busca de las cigüeñas de Abdim. No las vimos pero sí cuervo indio, carricero estentóreo, pico de plata africano, suimangas brillante y del Nilo, estornino de Tristam, abejaruco esmeralda, collalbas colinegra, árabe y desértica, avión isabelino, tórtola senegalesa y lavandera boyera –ssp. thumbergi-. Y la estrella de las balsas, la primera agachadiza colirrara que sumaba aún más excitación.  


abejaruco esmeralda © juan oñate

playa de Khawr Mughsayl © paco chiclana
Se echaba el calor, apretaba el hambre, y nos fuimos a comer a Khawr Mughsayl con la idea de volver a Raysut a la tarde. Esta zona es muy conocida por sus “geíseres marinos” y por la extensísima playa que la limita. Es el lugar ideal donde no debe fallar piquero pardo, y allí había algunas aves dando picados para alimentarse. Es uno de los mejores lugares para la observación de marinas al oeste de Salalah.
Nuevamente el trío gaviotero, cejiblancas, de Heuglin y de estepa, charranes bengalíes y piquigualdos, garcetas intermedia y dimorfa (fases clara, oscura y un híbrido de ambas), garcilla india, estornino de Tristam, lavandera cetrina, abejaruco esmeralda y pico de plata africano. Y en el mar, aparte de los piqueros, un grupo numeroso de cormoranes de Socotra que se movían casi de manera sincronizada. Curioso su comportamiento y postura que le hacen parecer auténticos colimbos.
Y volvimos a Raysut en busca de las cigüeñas. Seguían sin verse en las balsas de residuos por lo que insistimos en el vertedero. Después de un buen rato conseguimos ver una Abdim que salió de entre los perros guardianes para volver poco después en un vuelo rápido.  Después vimos que salía una segunda y que volaba en dirección contraria a las balsas. Según el plano debía haber, hacia el oeste, una laguna a unos dos kilómetros, y nos desplazamos hasta allí. Qué grande fue nuestra sorpresa al ver alrededor de doscientas cigüeñas de Abdim posadas en los árboles que rodeaban la lámina de agua. Disfrutamos como niños de ese momento mientras se ponía el sol.


cigueñas de Abdim © juan oñate

----Sábado, 7 de febrero.-
Era nuestro último día en Omán y había que aprovecharlo al máximo. Aún nos quedaban dos localizaciones importantes que visitar.
Enpezamos la mañana en Khwar Taqah, otro humedal costero. Nos situamos a pie de mar, junto a la zona de juegos. En las amanecidas se agradecía un polar ligerito. Correlimos de temminck, archibebe fino, garcetas dimorfa clara y oscura, garceta intermedia, gaviotas cejiblanca, de Heuglin y de estepa, charrán piquigualdo, charrancito de Saunders, cormorán de socotra, tejedor de Ruppell y lavandera cetrina, fueron algunas de las especies avistadas allí. Y muy cerca de la costa un grupo familiar de delfines jorobados indios nos dejaron flipados con sus juegos en la superficie del mar. Abandonamos la playa y seguimos en el khawr, pero unos metros al interior, por la zona palustre y encharcada. Allí vimos carricero estentóreo, buitrón elegante, agachadizas chica y colirrara, pechiazul –ssp. magna- que nos dejó alucinados, y dos ejemplares de avefría coliblanca, rara por el sur. También buscarla unicolor -infrecuente por allí-, tarabilla oriental, y alcaudón Isabel subespecie phoenicurus.   


tarabilla oriental © juan oñate
Y para desayunar seguimos en el khawr, pero ahora pegados a la carretera, por la zona norte. Allí vimos fumarel aliblanco, garcilla india, avión isabelino, águila moteada, tórtola senegalesa, pico de plata africano y suimanga brillante, entre otros.


suimanga brillante © juan oñate
Y para terminar estaba reservado Wadi Darbat, un oasis entre montañas, uno de los mejores lugares para despedirnos del sultanato. 


Wadi Darbat © juan oñate
vinago waalia © fernando del valle
monarca-colilargo africano © juan oñate
Vinago waalia, collalba colinegra, lavandera cetrina, monarca-colilargo africano, tejedor de Ruppell, anteojitos abisinio, escribano canelo, pico de plata africano, curruca árabe, collalba árabe, suimangas brillante y palestino, avión isabelino, bisbita piquilargo, tórtola senegalesa, águilas moteada e imperial oriental y la especie objetivo del lugar, papamoscas semicollarino, un ejemplar que nos lo puso difícil pero que acabamos viéndolo y oyéndolo bastante bien. Este wadi se caracteriza por poseer un respetable caudal y abundante vegetación, con un bosque muy bien arbolado, generado todo por las abundantes precipitaciones que recibe en los monzones. Además, es lugar típico de pastoreo de dromedarios, apreciablemente mayor que en otras zonas visitadas. 


dromedario © juan oñate
Hay que mencionar que muchos de los gorriones comunes observados a lo largo del viaje deben pertenecer al grupo “indicus” ya que son más claritos y descoloridos, muestran poco babero y son ligeramente más pequeños.
Y a la hora del almuerzo nos fuimos a Salalah con la idea de darnos un homenaje de despedida y echar una siestecita al esperarnos una noche larguísima. Volamos con Oman Air de Salalat a Muscat, y de aquí a Madrid con Turkish Airlines. Hay que hacer justicia y decir que hemos comido muy bien durante todo el viaje, incluso en la travesía por el desierto central y área de Barr Al Hikman donde había menos oferta. La zona de Salalah ha resultado estimulante con un buen repertorio gastronómico y unos batidos de fruta inmejorables, aunque cabe decir que echamos de menos una cervecita fresquita de vez en cuando. El precio de la comida jamás superó los seis euros por cabeza. También ha sido impactante adentrarse y conocer la vida y costumbres de los habitantes de Omán, su cultura, religión, forma de vestir, etc., un mundo muy distinto al nuestro. En definitiva, ha sido un viaje muy enriquecedor, gratificante y barato, con una media por persona de unos mil cien euros. El listado de aves de estos nueve días de pajareo intensivo ha sido casi insuperable, cumpliéndose las expectativas que nos habíamos propuesto.

grupo © juan oñate
 En el viaje nos servimos de algunos libros para identificación de fauna e información en general:

---“Birds of the Middle East”, second edition, Helm Field Guides, de Richard Porter y Simon Aspinall.
---“Birds of the Middle East”, first edition, Helm Field Guides, de R.F.Porter, S. Christensen y P.Schiermarcker-Hansen.
---“Collins Bird Guide”, second edition, de Lars Svensson, Killian Mullarney y Dan Zetterstrom.
---“Birdwatching guide to Omán”, second edition, Al Roya Publising, de Dave E. Sargeant, Hanne y Jens Eriksen.

En especial, “Birdwatching guide to Omán” es un libro imprescindible para este viaje. Proporciona las principales localizaciones y puntos de observación, agrupados por regiones, reseñando varios niveles de importancia y marcando los ineludibles. Además, describe detalladamente cada lugar y va dotado con coordenadas GPS y claves para POIs de Google Earth. También señala alojamientos, entre otras muchas cosas.
Los navegadores y mapas nos ayudaron enormemente durante el viaje. El mapa más usado fue Omán 1:850000 Edit. Reise Know-How. Varios reports nos vinieron muy bien para planificación de la ruta, especialmente los de Juanma Domínguez e Iván Sarabia (miradascantabricas.blogspot.com), Miguel Rouco y otros (avesibericas.es) y Stephen Menzie y otros (stephenmenzi.com). También nos ayudó el artículo y galería fotográfica de Guillermo Rodríguez y otros sobre águilas en Omán (http://www.reservoirbirds.com). A Juanma e Iván agradezco enormemente sus consejos iniciales. Dominic Harmer y John Atkins nos ayudaron con la logística en Al Batinah, a quienes quedo también muy agradecido.

Salalah © juan oñate
precio de la gasolina (0,12 riales = 24 céntimos/litro) © alfonso barragán

Otras especies:
silbón europeo, cuchara europeo, ánades friso, rabudo y azulón, cercetas común y carretona, porrones europeo y moñudo, zampullines chico y cuellinegro, flamenco rosa, cigüeñas blanca y negra, morito, espátula, martinete, garcillas bueyera y cangrejera, garzas real e imperial, garcetas común y grande, cormorán grande, águila pescadora, milano negro, alimoche, águila culebrera, aguiluchos pálido, cenizo y lagunero, águila perdicera, cernícalo común, gallineta común, focha común, ostrero, cigüeñuela, avoceta, chorlito gris, chorlitejos grande, chico y patinegro, agachadizas chica y común, aguja colipinta, zarapitos real y trinador, archibebes claro y común, andarríos chico, grande y bastardo, correlimos tridáctilo, menudo, común y zarapitín, combatiente, vuelvepiedras, gaviotas reidora y picofina, pagazas piconegra y piquirroja, charranes patinegro y común, charrancito común, fumarel cariblanco, págalo pomarino, tórtola turca, paloma bravía, vencejos común y pálido, abubilla, martín pescador, cogujada común, alondra común, avión común, golondrina común, zorzal común, pechiazul, roquero solitario, gorrión común, lavanderas blanca y cascadeña, bisbitas campestre, alpino y arbóreo. 


óptica preparada para el próximo viaje © raimundo martín

4 comentarios:

Corriplaya dijo...

Como siempre querido Paco, me haces rumiar, cual dromedario, todas las vivencias y las aves que he disfrutado contigo.
Un abrazo

Gorka Ocio dijo...

Que bueno Paco... nosotros vimos un Lobo en una pequeña cala que se fue "volando"... a mi me daba lobo pero era pequeño y por eso nos pareció un chacal.. Qué bueno

Por otra parte ya veo que allí también sube el precio de la gasofa... "cuatro" céntimos... como aquí... jejeje

Un mes más tarde por lo que se ve que es casi hasta mejor... los bichos están nupciales... felicidades por la entrada.

Gorka

Rafa Muñoz dijo...

babeo de placer intentando imaginarlo, un sueño el poder compartir un viaje así.

J. Matute dijo...

Vaya una pasada de viaje!! Enhorabuena.