Translate

lunes, 4 de febrero de 2008

Algarve 2008




EXCURSION ORNITOLOGICA AL ALGARVE
Por Francisco Chiclana

Del 25 al 27 de Enero de 2008
Participantes:
Mario Martín
Ricardo Martín-Baylo
Fernando del Valle
Jesús Martín
Manolo Villaécija
Francisco Chiclana

Anteriormente hemos visitado la costa sur portuguesa en varias ocasiones, generalmente coincidiendo con la migración e invernada. En esta ocasión decidimos pajarear por la zona central, más o menos, y no tocar otras áreas habituales como han sido, en el extremo occidental , el Cabo de San Vicente, acantilados, fortaleza y puerto de Sagres, y playa do Martinhal y, en la parte oriental, Castro Marim, Tavira, Fuzeta y áreas aledañas.
Salimos de Sevilla el viernes después del curro, cogiendo carretera sobre las 16 horas. Hicimos una parada en marismas de Odiel para aprovechar algo de luz, y estrenamos la tarde con un águila pescadora en las salinas del Astur, Punta Umbría, y un ejemplar de buitre leonado que descansaba en un nido de cigüeña blanca. Caída la tarde, pusimos rumbo a nuestro destino, unos apartamentos en Villamoura que nos salieron muy, muy baratos.
La mañana del sábado despertó con una luz muy bonita y decidimos pasarla en el estuario del río Alvor. Primeramente nos fuimos al puerto pesquero de esta población donde disfrutamos con cormoranes, chorlitos grises, archibebes claros y pagazas piquirrojas. De allí directamente a la desembocadura que, al estar en marea baja, nos ofreció unos extensos barros para observar limícolas. El punto de acceso está en la carretera nacional que va de Lagos a Portimao, N 125, siguiendo una pista de tierra frente al desvío de Mexilhoeira Grande, antes de llegar a la estación de tren. Justo al lado de la carretera parte una pista de tierra que tomamos y seguimos en línea recta hasta la desembocadura-salinas. Las coordenadas geográficas del acceso son N 37 grados, 09 minutos, 13´74 segundos, W 8 grados, 36 minutos, 50´12 segundos. Curiosamente el ave que nos sorprendió aquella mañana fue el rascón, ya que tuvimos contacto con tres aves - entre la vegetación halófila-, dos vistos y uno oído. En un centro de ornitología que hay por la zona se alegraron de este registro y nos dijeron que la última cita de este rálido había sido de sólo un ejemplar y bastante tiempo atrás. Otras aves interesantes allí observadas fueron correlimos comunes –nos entretuvimos con las subespecies-, corrrelimos gordos, alguna gaviota cabecinegra, archibebe común, y acentor común en los arbustos de la orla periférica. Entrada la mañana, con un sol de justicia, nos largamos al puerto pesquero de Portimao. Allí, entre mucha gaviota sombría y patiamarilla, localizamos dos ejemplares de segundo invierno de gavión atlántico –gigantes- y un adulto de gaviota argéntea.
Llegada la hora de la comida, quisimos buscar un sitio tranquilo y nos fuimos a la ribera del río Arade. Para llegar allí tomamos la salida que hay justo al finalizar el puente que cruza este río en la autovía, en Portimao, viniendo de Lagos. Y de allí cogemos una carretera, en mal estado, que asciende hacia el norte y que se inicia bajo un túnel visible desde la salida referida. Esta carretera termina pronto, pero te permite entrar bajo el puente y subir algo al lado del río. Comimos allí, relajándonos con el bonito escenario que nos brindaba la naturaleza. Mientras engullíamos unos sabrosos bocatas, contemplábamos el devenir de espátulas, charranes patinegros, andarríos grande y chico, garcetas comunes y centenares de gaviotas.
Y de allí, a la ribera del río Boina. Para ello tomamos la carretera de Portimao a Monchique, y abandonamos ésta en el pueblo de Palheiros, en una salida a la derecha -en una rotonda-, con coordenadas geográficas N 37 grados, 10 minutos, 0´93 segundos, W 8 grados, 31 minutos, 51´00 segundos. Se nos hizo de noche entre acuáticas y los paseriformes que entraban a dormir a una umbría cercana, como zorzales comunes y alirrojos.
El domingo madrugamos con la idea de estar a primera hora en la Ría de Formosa, quizás el mayor espacio natural del sur luso. Primeramente nos dirigimos al extremo occidental de esta reserva, a Quinta do Lago, donde aparcamos el coche en el parking del Hotel homónimo. A Quinta do Lago accedimos desde la población de Almancil. Este parking está a pocos metros de la marisma, pudiéndose ver gran variedad de limícolas y gaviotas, destacando aquella mañana una elevada cifra de cabecinegras y numerosos grupos de vuelvepiedras. Por un sendero, a pocos metros, está el lago del campo de golf de San Lorenzo, donde disfrutamos de porrones moñudos y comunes, cucharas, fochas, zampullines y somormujos, destacando algún calamón y algún que otro morito. Los pinares del entorno albergaban varios ejemplares de rabilargo. Y de allí, siguiendo un sendero natural, nos movimos a la zona de Ludo, distante aproximadamente un kilómetro. Ludo es un área muy interesante situada entre Quinta do Lago y el aeropuerto de Faro. La zona es un complejo de lagunas y marismas separadas del mar por una extensa duna que hace de barrera. El lugar nos ofreció más pagaza piquirroja, gaviota reidora y cabecinegra, martín pescador, correlimos menudo, zampullín cuellinegro, cercetas comunes, frisos, miles de silbones, etc, etc. Echamos de menos el registro de algún correlimos zarapitín que hemos observado allí, en fechas invernales, en otras ocasiones. Si no fuera por el tráfico bestial del aeropuerto de Faro y por los incontables aviones que pasaban por encima de Ludo y de nuestras cabezas buscando la pista de aterrizaje, el sitio sería bastante interesante. Llegado el mediodía tocaba almorzar y pensamos hacerlo en el Río Piedras, ya en Huelva, camino a casa, con la compañía de una pareja de serretas medianas y decenas de zarapitos reales y trinadores. Nos tomamos una copita de vino como colofón del viaje, y rumbo a casa.

Autor fotos:

--grupo ante río Boina: F del Valle

--estuario río Alvor: F Chiclana

1 comentario:

SALVI dijo...

Hola amigo Paco
solo comentarte que seré asiduo a tu blog, asi estare en contacto con vosotros. Espero que se me peque algo de vosotros y me decida a salir con ustedes.
oye una pregunta, cuantos telefonos apuntantes al final en tu estancia en granada? es broma.
un saludo
tu amigo salva